Hábitos saludables: Ejercicio físico para Pacientes con Psoriasis

“Comunicación es eficacia terapéutica”
diciembre 6, 2018
La Psoriasis Afecta la vida en pareja y relaciones sociales
diciembre 10, 2018

Ejercicio y Psoriasis

El ejercicio resulta muy beneficioso para la salud en general, pero, en el caso de los pacientes con psoriasis, es especialmente importante.

Esta enfermedad se asocia con un aumento del colesterol, los triglicéridos, el azúcar y la tensión arterial.

Esto facilita la aparición de arteriosclerosis y problemas cardíacos.

Además, muchos pacientes tienen sobrepeso.

Por todo ello, es muy recomendable la práctica de ejercicio físico suave y con constancia.

Actividades Recomendadas

Lo mejor es caminar por una zona llana o en una cinta y nadar durante una hora y al menos tres veces por semana.

Las actividades deportivas con aparatos  no son tan adecuadas, pues carecen de la función cardio-protectora.

Existen otras maneras de hacer ejercicio que pueden ser muy positivas, como es el caso de bailar, solos o en pareja.

Aunque parezca que no se hace tanto ejercicio, la música también ayuda a moverse.

La realidad es que bailar, es un ejercicio intenso y divertido.

Lo más saludable sería practicar deporte a diario, aunque introducir estos hábitos en la rutina diaria no sea sencillo.

Sin embargo, el ejercicio nos ayudará a reducir los niveles de grasas y azúcar circulante y a estar más ágiles.

Debería considerarse la práctica de otras actividades que nos ayudan a mirar en nuestro interior: yoga, meditación, relajació.

El paciente con psoriasis soporta unos niveles de ansiedad muy elevados.

La enfermedad altera su humor, su capacidad y su forma de relacionarse con los demás y le exige, casi siempre, un esfuerzo mayor para desempeñar sus actividades diarias.

Cualquier medida que ayude a reducir estas tensiones será positiva para vivir con la enfermedad.

La ropa adecuada

Es importante elegirla bien.

Las prendas han de ser de algodón, suaves, transpirables y holgadas, con el fin de que no presionen de manera importante ningún punto.

El calzado será de piel y transpirable.

Los niños y los adolescentes

A los niños les ayudará mucho caminar, jugar en un parque o plaza cercana, correr, montar en bicicleta…

Realizar estas actividades les permitirá, además, relacionarse con otros niños y sentirse más integrados y felices.

Cualquier deporte es bueno para un niño o un adolescente con psoriasis.

En ocasiones habrá que adaptar la intensidad del ejercicio y la actividad a los diferentes períodos de la enfermedad.

El deporte levanta el ánimo y despierta el afán de superación, lo cual resulta de gran ayuda en estos pacientes, que han de ser constantes en los cuidados y los tratamientos que utilizan para controlar la enfermedad.

Durante un brote grave

Durante un brote grave de la enfermedad el sudor puede resultar molesto y el roce de la ropa o el calzado empeorar las lesiones.

En esos casos puede reducirse o cambiar el tipo de actividad.

Por ejemplo pasear en lugar de jugar al fútbol de modo que no se renuncie a realizar alguna actividad al aire libre.

En períodos de brote no resulta recomendable abusar de la piscina.

El agua de estas suele tratarse con diferentes compuestos químicos que producen sequedad en la piel y pueden causar picor e irritación en las lesiones.

Si se decide continuar con la actividad, es fundamental ducharse después del baño para eliminar bien los restos de estos productos.

Después, se recomienda aplicar una crema hidratante en toda la superficie corporal para evitar la sequedad y la descamación.

Si nos duchamos dos veces al día (una por la tarde, después del ejercicio, y otra por la mañana) conviene utilizar jabones especiales para tratamiento de psoriasis e hidratar adecuadamente la piel.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *