Discriminación y psoriasis

Psoriasis y Vida social
marzo 6, 2019
Causas de la psoriasis
marzo 6, 2019

La discriminación es todo acto de separar a una persona de una sociedad o bien denigrarla de una forma a partir de criterios determinados.

Se refiere al acto de hacer una distinción o segregación que atenta contra la igualdad.

En Filosofía Moral se ha definido la discriminación como un trato o consideración desventajosa.

En esta definición una persona no tiene que ser dañada para ser discriminada, simplemente tiene que ser tratada peor que otros por razones arbitrarias.

Psoriasis y Discriminación

La psoriasis es una enfermedad con un fuerte impacto anímico y emocional en los pacientes que la padecen.

Se sabe que  uno de cada cuatropersonas con psoriasis han sufrido discriminación en sus centros de trabajo.

Esto demuestra que la psoriasis afecta en todos los ámbitos de la vida del paciente incluyendo su entorno laboral.

Un tercio de los pacientes asegura que este trastorno afecta a su desempeño laboral y merma su desarrollo profesional.

¿Cómo afecta la discriminación a las personas con psoriasis?

Las personas con psoriasis y artritis psoriásica son discriminadas debido a las evidencias dérmicas y deformaciones articulares que sufren, lo cual provoca altas tasas de depresión y suicidio.

Además, este impacto se acentúa en las personas que padecen una psoriasis severa o en aquellas en las que ha aparecido a una edad temprana.

Según los datos que maneja la IFPA (Por sus siglas en Inglés:: Federación Internacional de Asociaciones de Psoriasis), la psoriasis afecta a unas “125 millones de personas” en todo el mundo.

Pese a que la gravedad de la enfermedad puede variar, el 25% de las personas la padecen de forma moderada a severa.

Hasta un 30% desarrollan artritis psoriásica.

Implicaciones psicológicas de la discriminación por psoriasis

Para el doctor Fernando Stengel, jefe de dermatología del CEMIC (Centro de Educación Médica e Investigaciones Clínicas), todavía falta una reflexión profunda sobre el tema.

Se trata de situaciones límite, que merecen apoyo psicológico.

Los costos directos e indirectos que padecen el paciente y su familia no son frecuentemente considerados, pero pueden representar una carga significativa en la economía familiar.

La ausencia de una cura crea actitudes de descreimiento y de entrega ante la enfermedad.

Hay que decir que se trata de una enfermedad inflamatoria que se hace visible en la piel, pero que ataca todo el cuerpo y que es una dolencia frecuente, sub-diagnosticada y sub-tratada en nuestro medio.

¿Que opinan los expertos?

El doctor Bruce Bebo, director de investigaciones de la National Psoriasis Foundation lamenta que todavía existan tantos mitos e ideas equivocadas sobre la cuestión: “Desafortunadamente, todavía se cree que se trata de una enfermedad contagiosa.

La falta de información es una fuente de discriminación que debemos atender “educando a la gente”.

Por eso hay que explicar que es una enfermedad crónica no contagiosa que afecta al sistema inmunológico.

Su origen es hereditario, pero se puede desencadenar por razones emocionales, medicación, lesiones, infecciones; y su duración y aparición pueden variar.

Pero con los tratamientos adecuados se puede controlar.

Las fantasías que existen alrededor de la psoriasis impactan en la familia y sobre todo en el paciente pediátrico, que no entiende muy bien qué pasa.

¿Que se puede hacer al respecto?

Primero que nada, es fundamental un diagnóstico claro y un buen manejo de la situación.

En los chicos puede manifestarse como en los adultos, o bien con formas clínicas particulares de la infancia, como en el rostro y en la zona de pañales.

No hay edad para que aparezca y, como es de por vida, el tratamiento debe ser cuidadoso.

A los padres les cuesta entender que esto no es una enfermedad que se cura con antibiótico.

Existe una respuesta inmunológica exagerada, que es genética, pero luego debe haber un desencadenante, sin el cual, la enfermedad puede no manifestarse.

Muchos padres con psoriasis se sienten culpables porque saben que sus hijos pueden sufrirla.

Hay que explicarle a la población general, qué es la psoriasis y principalmente que no es contagiosa, ya que ese punto específico, es lo que genera la discriminación de la persona que la padece.

Todos deben saber que es una enfermedad tratable y controlable.

Los enfermos deben saber que se pueden controlar llevando una vida saludable: comer equilibrada mente, hacer actividad física, no tomar alcohol y no fumar son las claves.

Utilizando el tratamiento para psoriasis y los cuidados adecuados se puede tener una excelente calidad de vida y a medida que la gente sepa de qué se trata, la sociedad dará una respuesta solidaria, fundamental para todos aquellos que padecen esta problemática”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *