¿Conoces la Artritis Psoriásica?

La psoriasis afecta la vida de las personas
noviembre 22, 2018
El Tabaco y la Psoriasis
noviembre 26, 2018

ARTRITIS PSORIÁSICA

  • La Artritis Psoriásica es una enfermedad reumatológica  que afecta las articulaciones de las personas que padecen de psoriasis en la piel.
  • La psoriasis es una dermatosis común que afecta del 1 al 3% de la población.
  • Sólo 10 de cada 100 personas con psoriasis cutánea desarrollaran artritis psoriásica.
  • La lesión a nivel articular es inflamatoria, es decir hay dolor, hinchazón, calor, dificultad de movimiento de la articulación inflamada y a largo plazo,  la posibilidad de deformación de las articulaciones afectadas.
  • La enfermedad tiene un curso crónico, con periodos de inactividad y épocas de inflamación y dolor.
  • La  gravedad del compromiso articular no tiene relación con la extensión de las lesiones en la piel.

¿POR QUÉ OCURRE?

  • La causa de la psoriasis se considera que es consecuencia de una suma de factores genéticos, inmunológicos y ambientales
  • Los factores genéticos o hereditarios, pueden influir en la aparición de la enfermedad en algunos pacientes, pero se desconoce cuál es el elemento determinante para que unas personas desarrollen la artritis y otras con la misma herencia, no lo hagan.
  • Sin embargo, un 40% de los pacientes tienen antecedentes familiares.
  • La importancia de los factores inmunológicos parece incuestionable, de modo que cuando hay un déficit inmunológico, acostumbra haber un rebote de artritis psoriásica.
  • No se han descrito factores ambientales (clima, alimentación, tipo de vida); sin embargo, en pacientes susceptibles puede ser inducida o empeorada por traumatismos, infecciones cutáneas, algunos fármacos.
  • El inicio de la artritis psoriásica suele ocurrir entre los 30 y los 50 años, aunque puede afectar a personas de cualquier edad y sexo.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS?

  • La enfermedad suele comenzar de forma lenta. La presentación más habitual es que el paciente desarrolle inicialmente la psoriasis cutánea y posteriormente presente los síntomas articulares. En otras ocasiones la psoriasis y la artritis se presentan en forma simultánea. En muy raras ocasiones la afección articular comienza antes que la dermatológica.
  • Los síntomas articulares son similares a los de cualquier tipo de artritis: al despertarse por la mañana notará entumecimiento, dificultad para abrir y cerrar las manos, dolor a la movilidad de todas las articulaciones, rigidez de más de una hora de duración. Estos síntomas mejorarán a los largo del día, en ocasiones, hay deformidades de las mismas.
  • Las articulaciones que con mayor frecuencia se afectan son las articulaciones interfalángicas dístales (las de la punta de los dedos), las muñecas, las rodillas, los tobillos y la columna lumbar.
  • Si la inflamación ha tenido lugar en la columna, preferentemente en su unión con la pelvis, uno de los síntomas más dominantes es el dolor lumbar nocturno que hace levantar el paciente de madrugada, tras haber dormido 4-5 horas.
  • También es frecuente dolor en los talones al levantarse y dar los primero pasos.
  • La asimetría del compromiso articular y la afección de interfalángicas dístales ayudan a diferenciar de otro tipo de artritis.
  • A los síntomas anteriores se pueden asociar: fatiga, cansancio general.
  • Atrofia muscular. La debilidad muscular y atrofia puede ocurrir por desuso debido a la incapacidad de movilizar la articulación inflamada, o bien ser secundaria a medicaciones o mal estado general y al cansancio.
  • Los síntomas dermatológicos característicos son; placas de bordes bien definidos, constituidas por piel roja, cubierta de escama blanquecinas y que frecuentemente se distribuyen de forma simétrica afectando zonas de apoyo como los codos o las rodillas.
  • También es frecuente la aparición de las lesiones en el cuero cabelludo, pero en general la psoriasis puedes afectar toda la superficie cutánea.
  • Las placas descamativas de la psoriasis, suelen producir pocos síntomas salvo un discreto picor.
  • Es muy característica la presencia de pequeños puntos hemorrágicos que se producen tras el rascado de la lesión. Es frecuente la afección de las uñas, que puede variar, desde un fino piqueteado (como si hubiese clavado un alfiler) hasta un despegamiento de la uña de su lecho con cambios de la coloración y/o engrosamiento marcado de la misma.

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA LA ARTRITIS PSORIÁSICA?

  • Primero demostrando que hay psoriasis, después demostrando que hay artritis y finalmente confirmando que las características clínicas y radiológicas correspondan a la artritis psoriásica.
  • En primer lugar el reumatólogo le realizará una entrevista médica extensa, una adecuada exploración física. Es posible que en esta exploración física se le descubra por primera vez la psoriasis o las lesiones en la uñas que también son características de la psoriasis.
  • Para un diagnóstico definitivo, las lesiones de la piel o de las uñas, han de ser confirmadas como psoriásicas. A un enfermo con psoriasis y dolores articulares (artralgias) sin inflamación articular (artritis) no puede diagnosticársele artritis psoriásica.
  • En los análisis de laboratorios puede encontrase alteraciones inespecíficas de la inflamación, la velocidad de sedimentación globular (VSG), la proteína C reactiva (PCR) y otras ligeramente elevadas. Puede haber una ligera anemia, el nivel de ácido úrico en sangre puede estar alto, y el factor reumatoide es negativo.
  • Las alteraciones radiográficas ayudan establecer diagnósticos diferenciales de otras artropatías. Se han descrito diferentes signos radiológicos característicos de la artritis psoriásica como la imagen de “lápiz en copa”, o copa platillo, erosiones marginales de las articulaciones interfalángicas dístales que asemejan a una “orejas de ratón”.
  • En la columna vertebral la presencia de osificaciones Paravertebrales con distribución unilateral y asimétrica

¿SON TODAS LAS ARTRITIS PSORIÁSICAS IGUALES?

Normalmente la artritis psoriásica tiene un comportamiento diferente de un individuo a otro. La tendencia de agrupar a los enfermos con fines de estudio y tratamiento en distintos grupos, sin embargo en algunas ocasiones un tipo de afección se mezcla con otra, las formas de presentación son las siguientes

  • Artritis simétrica tipo artritis reumatoide Artritis que afecta de forma asimétrica a las articulaciones de las extremidades
  • Artritis que afecta principalmente a las pequeñas articulaciones interfalángicas dístales de las manos o de los pies.
  • Artritis mutilante, que es muy rara aunque destructiva y deformante
  • Artritis que afecta a la columna y articulaciones de la pelvis o sacroilíacas (espondilítica)

REHABILITACIÓN

  • El ejercicio es esencial para mantener una articulación con un grado de movilidad aceptable. El reumatólogo le enseñará ejercicios que son tan importantes como la medicación. En el caso que la enfermedad afecte la columna lumbar estos ejercicios son de especial importancia. Estos deberán realizarse diariamente. En otros casos le prescribirán las llamadas férulas (hechas de yeso, silicona), éstas se utilizan para mantener las articulaciones en posición correcta. En otras ocasiones le serán de ayuda zapatos ortopédicos especiales.

CONSEJOS PRÁCTICOS

  • No existe relación entre la extensión y gravedad de la psoriasis cutánea y la enfermedad articular.
  • En un individuo que tengas psoriasis y artritis psoriásica es aconsejable que cuide la piel y no deje que se extienda. Un empeoramiento de la psoriasis no indica empeoramiento de la artritis.
  • La dieta no afecta a la psoriasis ni a la artritis.
  • El embarazo no afecta ni a la psoriasis ni a la artritis.
  • Los medicamentos que usted recibe para el tratamiento de la artritis psoriásica pueden afectar ocasionalmente al feto. Consulte con su reumatológo, si desea quedar embarazada y está tomando estos medicamentos.
  • Puede realizar actividades deportivas, sin embargo no son aconsejables deportes como squach, el ciclismo, el motociclismo, o el aeróbic.

¿CÓMO SE TRATA LA ARTRITIS PSORIÁSICA?

MEDIDAS GENERALES

  • Tener cuidado con la posible depresión o desánimo frecuente, que puede aparecer en personas jóvenes que se encuentran limitadas y piensan que no tienen curación.
  • Considerar en su justa medida los trastornos sociales que rodean a un enfermo crónico tales como la pérdida del trabajo, la repercusión económica de la enfermedad, los problemas de pareja, los problemas de los hijos y de la familia, el aislamiento social, etc.
  • El médico ha de atender al dolor, reducir la inflamación articular o lograr detener la evolución de la enfermedad lo que no significa que desaparezca el dolor. Asimismo se debe realizar un programa para dar la mayor calidad de vida posible.
  • El tratamiento elegido dependerá de la gravedad de la enfermedad, del tipo de la artritis psoriásica y de las características del paciente.
  • Cuando los síntomas predominantes son inflamatorios, por lo tanto, el tratamiento indicado son los anti inflamatorios, la elección depende de las características del paciente.
  • Cuando la artritis psoriásica es grave e incapacitante, entran en escena los tratamientos modificadores de la enfermedad, que tiene como finalidad “frenar” el avance de la enfermedad.
  • El tratamiento con drogas modificadoras de la enfermedad debe discutirse con el paciente ya que todos ellos tienen algunas características especiales El tiempo para que actúen es de (6-12 semanas) y No actúan por igual en todas las personas

Por último el paciente que recibe estos medicamentos puede, en ocasiones padecer reacciones secundarias. De ahí que se deban realizar análisis u otras exploraciones para vigilar la aparición de estos efectos. Los medicamentos que se utilizan para “frenar” la enfermedad son: las sales de oro, los antipalúdicos, y la sulfasalazina. Otros tratamientos son útiles tanto para la psoriasis cutánea como para la artritis: retinoides, metotrexato y ciclosporina.

CONCLUSIONES

Actualmente sabemos que la artritis psoriásica es una enfermedad crónica  que se caracteriza por psoriasis en la piel y artritis. Existen diferentes formas de afección y la mayoría de pacientes necesitarán un tratamiento con antiinflamatorios de forma ocasional o diariamente. Un número determinado de pacientes deberán ser tratados con medicamentos diferentes a los antiiflamatorios, los llamados modificadores de la enfermedad que deberán ser controlados por el reumatólogo.

Dr. Conrado García García

Servicio de Reumatología Hospital General de México

6 Comments

  1. Alma rosa bordes serrano dice:

    Yo tengo artritis psoriásica y me la estoy tratando con Metrotexato, Ácido fólico,y hidroxizina. También tratamiento psiquiátrico xq caí en depresión mayor. Pero me dicen que solo se controla la enfermedad no se cura, pero cada día los dolores articulares son mas y no puedo tomar nada paracalmar los dolores

  2. Manuel Fernández Luna dice:

    Buenos días me interesa conocer dermabon yo tengo sporiasis tengo nada más en el cuerpo ya tengo años con está enfermedad se me quita y regresa me gustaría probar con su producto pero yo no tengo tarjetas de Banco como podría pagar para que me lo manden o yo recogerlo personalmente no sé si sé pueda o díganme ustedes como puedo adquirirlo gracias

  3. Carlos dice:

    Yo tengo artritis psoriatic y utilizó Humira, me va súper bien

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *