“Comunicación es eficacia terapéutica”

Cortisona, Cortisol y Psoriasis
diciembre 6, 2018
Hábitos saludables: Ejercicio físico para Pacientes con Psoriasis
diciembre 6, 2018

En la época actual, la esperanza de vida ha aumentado considerablemente y hay una teoría que no está comprobada, pero que indica que las personas viven más porque hablan más. Y hablar es muy sano.

Hay un reconocido cardiólogo que dice que hablar es sano para el corazón, además, hablar es bueno para la mente.

Y usted pensará… ¿y esto que tiene que ver con la psoriasis?

Si tiene que ver, tiene que ver con las enfermedades crónicas y las enfermedades que nos angustian. Hablar es muy útil, porque transformamos unos sentimientos confusos, que nos angustian y nos agobian, en palabras.

El <contar > es muy útil porque, al narrar algo, lo organizamos, disminuimos las contradicciones y en el fondo nos ayuda. Hablar es muy importante y sano. Y en el tema de la psoriasis, el hablar también es muy importante, porque casi siempre, lo que nos imaginamos es peor que la realidad.

Además del cambio en la esperanza de vida, otro cambio es, que hoy se sabe más sobre la psoriasis y hoy día muchos científicos se han dado cuenta de que no vale solo con curar las enfermedades.

Es importante curar las enfermedades, pero, para entender al ser humano, es necesario estudiar las cualidades que este tiene y que le ayudan a superar las enfermedades y momentos difíciles. Estas cualidades del ser humano, entre otras, son el optimismo, el amor, la flexibilidad o capacidad de adaptación.

Es cierto que todavía no se ha logrado una cura para la psoriasis, pero también es cierto que hoy día hay medicamentos muy útiles para controlar esta enfermedad crónica.

En el mundo de la medicina en general, las grandes enfermedades crónicas que preocupan son: El cáncer, la diabetes, la hipertensión, la obesidad y otras de otro tipo.

Lo que diferencia a la psoriasis de estas enfermedades, es que la psoriasis, se ve y esto es un problema grave. La piel no solo es el órgano más grande del cuerpo (+- dos metros cuadrados), sino que además es un órgano muy sensible. Pero, además, la piel la llevamos puesta y en un mundo en que se glorifica la belleza y la juventud, todo lo que afecte a esa piel, va a tener un impacto emocional, aunque la lesión esté en el codo y no se vea. Porque en casa cuando uno se desnuda, sí la ve y afecta a la autoestima, a la intimidad. Se está hablando de algo realmente importante y que requiere mucha atención.

FACTORES RELEVANTES PARA ENTENDER AL PACIENTE CON PSORIASIS.

Existen 3 factores:

1.- La lesión física: La cual es atendida por expertos y además existen diversos tratamientos para su control.

2.- Factor emocional: Todo paciente con psoriasis va a tener una reacción emocional a los síntomas y a la enfermedad en sí.

3.- El significado que se le da a la enfermedad: Normalmente el enfermo necesita una explicación a su enfermedad.

ENTENDER EL IMPACTO EMOCIONAL Y LA REACCIÓN PERSONAL A LA ENFERMEDAD ES IMPORTANTE.

Hay quienes dicen: <Esto es un reto y lo voy a superar como sea> ¿Qué explicación le dan a su enfermedad? <No lo entiendo, pero con esto puedo> y luchan y están motivados.

Hay otros que dicen: <Dios mío, que habré hecho yo para que me salga esto ¡Qué habré hecho yo!>. Se culpan. Es otro tipo de explicación muy importante.

Y otros lo toman como una agresión: Entonces la reacción es de rabia, de resentimiento <Esto es injusto>

Entender al paciente desde este punto de vista, es muy útil porque nos ayudará a ayudarle cuando hable con nosotros de su enfermedad.

Un aspecto importante que interviene en la comunicación con el paciente que padece psoriasis es el ARTE: el arte para inyectar esperanza y comprensión: <Esto lo vamos a hacer juntos>, <Tú y yo vamos a luchar contra la enfermedad y vamos a vencer juntos>. La empatía es muy importante para poder apoyar a la persona enferma.

Esta unión, que a veces se habla de esta forma y otras de manera más simbólica, en el fondo es la expresión del convencimiento por parte de la persona que escucha y el enfermo, de que van a luchar juntos contra esa enfermedad.

Esto que parece fácil, no lo es. Una cosa es la compasión: Alguien sufre y nos sentimos tristes. Otra cosa muy distinta es ponerse en su piel. Se requiere mucha congruencia para realmente apoyar a quien acude a nosotros para escucharla.

ASPECTOS PSICOLOGICOS DE LA PSORIASIS

En el caso de la psoriasis, es importante tener en cuenta tres aspectos psicológicos.

El primero es el estrés. La palabra «estrés» es muy curiosa. Viene del inglés, se utilizaba en física y tiene que ver con “la presión que ejerce el medio sobre un objeto”. Luego pasó al mundo de la psicología, de forma que hoy en día la palabra «estrés» se usa en todo el mundo y tiene una aceptación universal.

El eje central del ser humano funciona con el estrés y, cuando funciona demasiado, empieza a fallar el sistema vital. Si funciona en exceso, se convierte en un problema. Y en el caso de la psoriasis, puede hacer reaparecer un brote o interferir en la mejora del paciente.

El estrés puede guardar relación con el miedo, y, cuando el miedo no tiene ninguna base, hablamos de ansiedad. La ansiedad puede ser generalizada. Tiene los mismos síntomas que el miedo, solo que aparece cuando uno no tiene motivos para tener miedo.

El segundo aspecto psicológico a tener en cuenta en la psoriasis, es la depresión. La depresión es muy frecuente y, si se aborda a tiempo se puede solucionar. Sin embargo, hay que diferenciar entre tristeza y depresión. . Existe una tristeza considerada normal, como es la causada por la pérdida de un ser querido. La depresión, por su parte, implica un estado desánimo en el que la persona cambia. Afecta a los sentimientos, es un estado de angustia, de tristeza, de melancolía, pero también afecta a la forma de pensar. . La persona deprimida dice que no ve las cosas como las veía antes. La depresión le roba la esperanza y las ganas de vivir. Y sin esperanza es muy difícil seguir adelante. La depresión, además, afecta físicamente, pues se pierde la energía.

Cosas que antes eran motivo de ilusión o placenteras, con la depresión ya no lo son. Y la explicación que encuentra el paciente a esto, es que todo es culpa suya. Cree que sufre porque de alguna forma se lo merece. La depresión es, pues, una enfermedad claramente perceptible por las personas que están alrededor de la persona afectada, que dicen que ya no es la misma de antes. No es como la tristeza normal, que tiene una causa, y sube o baja dependiendo de la situación, sino que es una enfermedad.

El tercer aspecto psicológico a destacar en la psoriasis es el de las relaciones. Esto implica la parte social, el aislamiento social. Este aspecto psicológico tiene mucho que ver con el significado que el paciente le da a su enfermedad y con el estigma que puede ir asociado a la misma. Si ante un pequeño grano en la nariz ya estamos preocupados pensando que lo único que van a ver los demás en nosotros es el grano, qué no vamos a pensar cuando se trata de lesiones más duraderas y dramáticas como son las de la psoriasis. Las relaciones, el aislamiento, la intimidad, el sexo… todo, de alguna forma, aunque no siempre, se altera.

Por ello, es muy importante que se tenga ayuda profesional de un psiquiatra o un psicólogo, para que el médico capte todas estas posibilidades y trate de prevenirlas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *